El Ministerio de Energía y Minas eliminó Tia María de la Cartera de Proyectos Mineros en desarrollo para el período 2011-2016.

En su Boletín Mensual de Minería, emitido el 15 de abril, el MEM eliminó toda la información del proyecto Tía María que figuraba en el puesto 20 de la Cartera Estimada de Proyectos Mineros, formada por 41 planes que habían confirmado su inversión y desarrollo, por un total de US$ 42 mil 451 millones.

proyecto-tia-maria
Tía María figuraba en el rubro de proyectos con Estudio de Impacto Ambiental en evaluación, con una inversión de 950 millones de dólares y fijó el año 2012 como la fecha estimada para el inicio de
producción.

Tía María se convirtió en el proyecto emblemático de Southern Perú en los últimos tres años y al mismo tiempo fue el plan minero más conflictivo del sur del Perú en los años 2010 y 2011.

Destinada a convertirse en una de las minas de cobre más modernas del Perú, el 8 de abril del 2011, el Ministerio de Energía y Minas anunció la cancelación definitiva del proyecto Tía María, en la fase culminante de una ola de violentas protestas que dejaron muertos, heridos y cuantiosas pérdidas materiales.

Tía María fue un proyecto avanzado de cobre, ubicado en el distrito de Cochacra, en Arequipa, en el cual, Southern Perú debía invertir 950 millones de dólares para producir 260 millones de libras anuales de cátodos de cobre electrolítico con la más avanzada tecnología, que incluía el uso de agua de mar mediante un proceso de desalinización avanzado.

La radical oposición del pueblo de Cocachacra y comunidades vecinas derrumbaron el proyecto y el Ministerio de Energía y Minas ordenó el retiro de los equipos, maquinaria, insumos y campamentos instalados en la zona. Southern ya había invertido en Tía María más de US$ 200 millones.

La empresa ha anunciado que apelará la decisión del gobierno peruano de cancelar el proyecto de cobre y declaró inviable el estudio de impacto ambiental de Tía María.

El presidente de Southern Peru, Oscar González Rocha, dijo que esperarán un tiempo prudente para conversar con el nuevo gobierno sobre los aspectos ambientales de Tía María y despejdar cualquier duda.

En caso de que Southern Peru no pueda reiniciar Tía María, la maquinaria y equipos comprados en US$ 350 millones serán usados en otras minas del grupo en Perú y México.